Un hostel es una especie de hotel compartido. Allí compartiremos nuestra habitación con otras personas que están de viaje al igual que nosotros. En Europa hay hostels en todas partes, incluso hay grandes cadenas de hostels.

Para una gran parte de nosotros, compartir una habitación con alguien desconocido suena totalmente extraño; pero en Europa esta es una práctica totalmente común para personas que aman viajar y no quieren gastar grandes sumas en hoteles.

Lo interesante de los Hostels es que son de muy buen nivel , las habitaciones son modernas y con todas las comodidades; incluso mejores que varios hoteles. En cuanto a compartir la habitación con otras personas, en Europa no es ningún problema debido a que el nivel de seguridad es bastante alto.

Otro de los beneficios de recorrer Europa utilizando Hostels tiene que ver con los contactos y amigos que podremos hacer en el camino. Conoceremos viajeros de todas partes del mundo con los cuales podremos intercambiar información para descubrir el país en el que nos encontramos.

La gran mayoría de los Hostels tienen WIFI pago, a no ser que especifique que el servicio es gratis. Generalmente detectaremos la Red WIFI del hotel que será la que mejor señal tenga. En recepción podremos solicitar comprar horas de navegación mediante unas tarjetas con código de acceso, una especie de tarjetas prepagas. Hay otros Hostels que también poseen un sistema para abonar online a través de tarjeta de crédito. Si contamos con nuestra tarjeta Payoneer, podremos hacer el pago sin ningún problema.

Es recomendable hacer la reserva de nuestro Hostel Online a través de la tarjeta Mastercard de Payoneer. El proceso es totalmente online, cuando llegamos al Hostel simplemente damos nuestro nombre y ya nos asignarán la habitación.

Stay Okay Rotterdam
Buscador de Hostels

gabifoto

Acerca del autor de este artículo: "Gabriel Carrivale"

¡Hola! Mi nombre es Gabriel y soy de Argentina pero vivo en distintas partes del mundo (ahora en Ucrania). Hace unos años también pasé por ese momento en que quería darle un sentido más profundo a mi vida.

Trabajaba como programador para distintas compañías pero la rutina me aburría. Sentía que necesitaba un cambio y sabía que Internet era una buena herramienta para ganar dinero, pero no tenía idea de cómo empezar.

A pesar del miedo y de los consejos de optar por un trabajo seguro, decidí seguir mi pasión y comenzar a trabajar por mis sueños.