El sistema escolar del que hemos tenido, mayormente está basado en el castigo de los errores.  Cuando cometemos pocos errores en un examen, la calificación es buena, en contraposición, si tenemos muchos errores, nuestra calificación será mala, hemos fracasado.

Este tipo de lectura y cuantificación de los resultados evidencia una forma de concebir el error que incorporamos desde pequeños,  en una etapa clave para el desarrollo intelectual.

Luego podemos observar que las estadísticas muestran que quienes obtienen las mejores calificaciones en la escuela, en gran medida no ocupan cargos laborales de gran rango en la vida profesional.

La inteligencia emocional, una habilidad que no está incorporada en la enseñanza escolar, es una de las capacidades que determina y garantiza un mayor desarrollo interpersonal y económico a futuro.

Toda persona exitosa fracasó varias veces antes de alcanzar el éxito, antes de estar en la cima. Para este tipo de personas la meta es tan clara que no hay nada que los detenga en el camino. Suele suceder que cuando se observa este tipo de casos, no se tienen en cuenta los errores y fracasos anteriores al éxito; y esta interpretación nos sitúa en una posición distante al éxito anhelado.

¿Cuál es el componente en común que tienen las personas exitosas? Algo tan simple como la tolerancia al error y la capacidad de aprendizaje luego de haberlos cometido.

Tal habilidad y comprensión del error, luego se traduce en rutinas de trabajo productivas y perseverancia a pesar de cualquier obstáculo. Se ajustan fácilmente al cambio y entienden que en toda actividad hay una curva de crecimiento y aprendizaje lógica. En cambio, muchos perfeccionistas no se lanzan a realizar sus proyectos y sueños porque siempre están esperando las condiciones perfectas.

Las personas exitosas no se concentran en sus errores.  No  por cuestiones de soberbia, sino porque son conscientes de sus capacidades pero al mismo tiempo de sus limitaciones.

Estableciendo una visión clara, el futuro será más cierto y estos serán elementos indispensables para alcanzar el éxito tan anhelado, sin olvidar que lo más importante es disfruta del camino.

gabifoto

Acerca del autor de este artículo: "Gabriel Carrivale"

¡Hola! Mi nombre es Gabriel y soy de Argentina pero vivo en distintas partes del mundo (ahora en Ucrania). Hace unos años también pasé por ese momento en que quería darle un sentido más profundo a mi vida.

Trabajaba como programador para distintas compañías pero la rutina me aburría. Sentía que necesitaba un cambio y sabía que Internet era una buena herramienta para ganar dinero, pero no tenía idea de cómo empezar.

A pesar del miedo y de los consejos de optar por un trabajo seguro, decidí seguir mi pasión y comenzar a trabajar por mis sueños.